(+34) 667 440 471 hello@karinpera.com

Los complementos, sí, esos grandes olvidados a la hora de construir nuestros looks y que, déjame decirte, tienes que empezar a incorporar. El uso del accesorio adecuado puede darle un giro radical a un estilismo simple.

Algo que tienes que saber

Antes de nada, voy a compartir contigo algunos datos curiosos sobre el uso de complementos.

 Hace millones de años los complementos tenían diferentes funciones dentro de las tribus: 

  1. Aterrorizar: muchos de los accesorios estaban fabricados a partir de despojos de animales y enemigos derrotados. Llevar este tipo de ornamentación servía para impresionar a futuros enemigos.
  2. Distinciones de rango: militares, eclesiásticas, civiles, jerárquicas. Los cetros, las coronas, los anillos y los collares eran los encargados de marcar las diferencias de rango.
  3. La riqueza y el género: las diferencias en los atuendos y en los complementos marcaban la desigualdad entre las diferentes clases sociales y el género. 

De manera que, como puedes ver, históricamente, los complementos son de gran importancia a la hora de crear nuestros estilismos. Aunque ya no vivamos en una cueva, ni tengamos que marcar una diferencia de género, los accesorios son clave para señalar la diferencia entre un look divertido y aburrido.

¿Qué complementos puedes incorporar en tus looks? 

Los adornos externos son los encargados de cambiar por completo nuestro look: 

  Collares: con la llegada del verano, es hora de sustituir las bufandas y pañuelos por collares. Puedes usar un básico de armario, pero, si le añades algún collar, cambiarás por completo.

  Pulseras: me declaro fan incondicional de los brazaletes, las pulseras anchas tienen un estilo especial.

  Anillos: ¡ellos sí que dan el toque! Elegidos con mimo, pueden aportar elegancia y sobriedad.

  Pendientes: no podemos dejarlos atrás. La elección de unos buenos pendientes es la clave para cerrar un look.

Recuerda que no es necesario usarlos todos, no somos un árbol de navidad. Debes conocerte y saber con cuál te sientes cómoda. Y cómo no, conocer qué accesorio le sienta mejor a tu estilo.

Ahora que sabes cuál es mi complemento favorito, ¿me cuentas el tuyo? 

Karin Pera