(+34) 667 440 471 hello@karinpera.com

¿Eres de las que decide cómo vestir en función de su estado de ánimo? Yo también, lo reconozco. Es increíble la estrecha relación que existe  entre las prendas y las emociones. Un día puede cambiar por completo  en función de la ropa que elegimos, ¿no crees? 

¿Te has preguntado alguna vez por qué ocurre esto? Las prendas  tienen una relación directa con las emociones. Es normal asociar  determinadas prendas de manera inconsciente a maneras de actuar en función de la relación que nuestro cerebro establece con ellas. ¿Sabías que hay un estudio que dice que nuestra agilidad mental incrementa cuando llevamos un  abrigo blanco porque el cerebro lo asocia con las batas de los médicos? La moda nunca dejará de sorprendernos.  

¿Qué relación tiene la forma? 

Otra manera en la que las prendas se relacionan con nuestros  sentimientos es a través de los recuerdos. Tendemos a relacionar determinadas formas, cortes y estilos con un momento concreto de nuestra vida ya que una prenda es capaz de recordarnos un momento muy  especial.  Al mismo tiempo, solemos elegir prendas de corte más fluido los días que nos encontramos tristes en comparación con los días que tenemos  un estado de ánimo más positivo. 

¿Qué relación tiene el color? 

El color es uno de los grandes estudiados dentro del mundo de la  psicología. En general los colores tienden a influenciar en nuestro  estado de ánimo. El amarillo lo asociamos al optimismo y alegría. El azul marino, por ejemplo, determina sociabilidad y entusiasmo, un color muy utilizado  dentro del mundo de los negocios. No cabe duda de que el color dice mucho tanto de la prenda como de nuestro estilo y nuestro estado de ánimo. Seguro que esos días más alegres eliges colores vivos como el rojo, el fucsia e, incluso, un naranja. En contraposición a unos días más relajados en los que optes por tonos pastel, la gama cromática de los grises o los marrones.

Como has podido comprobar las emociones, los colores, las formas y la  moda están estrechamente relacionadas.  ¿Te has preguntado cuál sería el sentimiento que tendría tu prenda? Esta es una de las técnicas que utilizo cuando no tengo muy claro si descartar una prenda del armario. Cuando te encuentres en esta  situación formúlate las siguientes preguntas: 

– ¿Con qué relaciono esta prenda? 

– ¿Me evoca algún recuerdo?  

– ¿Qué color tiene? 

– ¿Es un color que me representa? 

– ¿Cuándo suelo utilizarla? 

Si todavía te quedaba alguna duda de la influencia de la ropa en las  emociones, elige una prenda de tu armario y pon en práctica las  preguntas anteriores. 

¿Me cuentas la experiencia?

Karin Pera